This time (previa Escocia – Inglaterra).

Los números son claros. Buena parte de las opciones de que Escocia dispute el Mundial del próximo año pasan por, al menos, puntuar en el partido de mañana. En frente, el rival idóneo para que un buen resultado signifique definitivamente un turning point en esta campaña clasificatoria. El enemigo llega a Hampden con la intención de poner prácticamente la puntilla al equipo del león y los cardos, y llegan con toda la motivación para ello.

Los ingleses llegan a esta cita líderes con 13 puntos, mientras que Escocia ocupa el cuarto lugar de la tabla clasificatoria con 7 puntos. Por delante, además de Inglaterra, están Eslovaquia (9, contra la que hay que jugar en Hampden Park) y Eslovenia (8, a la que ya se ha ganado). Además de ello, también llegan con la principal característica que reluce siempre en los Three Lions y en los aficionados ingleses en general, la arrogancia, lo que ha quedado de sobra demostrado con declaraciones como las de Harry Kane, que apuesta por hacer un hat-trick mañana, o las de Paul Scholes, dudando de la calidad futbolística de Scott Brown.

Mientras tanto, Escocia llega al partido en un mar de dudas apaciguado en parte por el buen partido disputado en marzo, en el que se ganó 1-0 a Eslovenia con un tardío gol de Chris Martin que apunta al banquillo, con Leigh Griffiths siendo el que tiene la mayor parte de las papeletas para salir en el once inicial. A pesar de ello, los de Gordon Strachan llegan con la convicción de ser capaces de batir al Auld Enemy si se logra aprovechar las oportunidades de gol que se tengan en la tarde de mañana.

En rueda de prensa esta mañana, Charlie Mulgrew ha dicho que los ánimos en el seleccionado escocés están por las nubes y que tienen ganas de vengar la derrota de noviembre en Wembley y cortar una desastrosa racha de una victoria en los últimos 10 enfrentamientos con Inglaterra, siendo la última en 1999, y la última en casa, en 1985.

A veces el león más peligroso es el león herido, y Hampden lo va a empujar durante los 90 minutos. Escocia siempre compite contra Inglaterra con menos recursos y con infinidad de factores en contra, pero eso no significa que lo único que le sirve siempre sea ganar. Es una oportunidad histórica, y es hora de que la bandera de la cruz de San Andrés vuelva a estar presente en un gran torneo. Volveremos a escuchar desde la grada el Intae them, Scotland!, volveremos a acordarnos de las famosas palabras de William Wallace en Braveheart antes de la batalla contra los ingleses, o de esa victoria en Wembley en el 1999, pero llevamos ya mucho tiempo sin una tarde de gloria ante el rival por antonomasia, y, como dice el lema de la selección para esta campaña clasificatoria, confiamos en que esta vez sí. THIS TIME.

 

 

 

 

 

Adrián Vega Salvador

Fútbol escocés 24/7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *