Inglaterra 3 – Escocia 0. Esta vez… tampoco.

Decepcionante resultado para los hombres de Gordon Strachan, que ven como la clasificación para el Mundial 2020 es ya prácticamente imposible. 

La afición escocesa afrontaba con total ilusión el partido de esta noche ante el Auld Enemy. 14000 escoceses estuvieron presentes en las gradas de Wembley para animar a los suyos en un partido vital para las posibilidades de clasificación para el Mundial de Rusia, pero la pegada del eterno rival mató a los Scots.

Strachan planteó una alineación con bastantes novedades: Gordon, Anya, Wallace, Brown, Forrest, Morrison y Griffiths fueron de la partida, pero, aún así, Escocia no pudo sacar nada positivo de Londres.

Los nuestros comenzaron bien el partido, siendo mejores durante los primeros minutos, cuando se creó peligro gracias a la intensa presión en campo contrario y hubo un par de ocasiones a balón parado. Pero, a partir de ahí, Inglaterra se hizo con el control de la posesión y los de Strachan se echaron demasiado atrás, a pesar de que los locales no iban a crear peligro hasta que Sturridge anotó en el minuto 20 de un buen cabezazo, en una jugada en la que la defensa escocesa pudo hacer más ya que el inglés remató completamente solo. A partir de aquí, Inglaterra no iba a tener más ocasiones claras hasta el descanso, pero Escocia tendría una que no debió haber desaprovechado. En un contraataque, Griffiths eligió disparar (mal, por cierto), cuando podía haber pasado a un Snodgrass que se quedaba completamente solo delante de Joe Hart, en lo que seguramente hubiera sido el empate poco antes del descanso. Con el 1-0 se llegaría al descanso, y, justo al volver, Escocia también iba a perdonar.

Desesperación de Strachan tras una ocasión.
Desesperación de Strachan tras una ocasión.

La segunda parte arrancó con un par de grandes acciones de Lee Wallace, siendo en la segunda cuando Escocia estuvo, de nuevo, a punto de lograr el empate. Pase del propio Wallace, buen amago de Griffiths que la deja pasar, y recibe un Forrest cuyo disparo, estando totalmente solo, se marcha cerca del palo derecho de la portería. Perdonar esta ocasión se iba a pagar caro, ya que, un par de minutos después, Adam Lallana, de nuevo de cabeza, iba a poner el 2-0 para los Three Lions en lo que iba a ser un terrible mazazo para el conjunto visitante. A partir de ahí, estos se dejaron ir completamente, y un nuevo gol iba a llegar, esta vez por parte de Gary Cahill, cómo no, de cabeza. Griffiths tuvo la oportunidad de marcar el gol del honor para la Tartan Army, pero su disparo desde fuera del área se marchó muy desviado. A partir de aquí, el partido no tuvo mucha más historia. Ya totalmente hundidos, los rivales pudieron ampliar su cuenta goleadora, pero no fue así y el partido finalizó con el 3-0.

Siendo ya casi inexistentes las esperanzas de quedar, al menos, en segunda posición del grupo tras solamente cuatro partidos, es hora de comenzar a plantearse seriamente la continuidad de Gordon Strachan al frente de la selección. Es cierto que Escocia no cuenta precisamente con la mejor generación de futbolistas de su historia, pero 4 puntos de 12 (3 ante Malta y 1 logrado agónicamente ante Lituania en casa) es un bagaje demasiado pobre para una selección como esta.

Además, está por ver si la vuelta de Scott Brown es definitiva o era solamente para este choque. De ser definitiva, Escocia perdería a una pieza clave, y, sumando esto a la situación actual, quizá sea la hora de dar más minutos a jóvenes talentos como McGinn o Burke, además de llamar a jugadores como Stuart Armstrong o Barrie McKay.

La SFA afronta un gran número de frentes en estos días, que pueden decidir el rumbo de la selección a medio plazo. En el corto, el destino parece claro. Not this time.

INGLATERRA 3: Hart; Walker, Cahill, Stones, Rose; Henderson, Dier; Sterling, Rooney, Lallana; Sturridge (Vardy 75′).

ESCOCIA 0: Gordon; Anya (Paterson 79′), Hanley, Berra, Wallace; Morrison (McArthur 66′), Brown, Fletcher; Snodgrass (Ritchie 82′), Griffiths, Forrest.

Adrián Vega Salvador

Fútbol escocés 24/7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *