Five in a row!

El Celtic se ha proclamado en el día de hoy campeón de la Ladbrokes Premiership, máxima categoría del fútbol escocés por cuadragésimo séptima vez en su historia y por quinta vez consecutiva al vencer por 3 a 2 al Aberdeen, segundo clasificado que se encontraba ya a nueve puntos de los bhoys antes del inicio del encuentro. Aunque bién es cierto que de esas cinco, cuatro no han contado con la participación de su máximo rival por el trono escocés, el Rangers FC, debido a su descenso a la League 2 en 2012, lo cual ha dejado via libre al Celtic para campar a sus anchas por los estadios que conformaban en su momento la categoría reina de Escocia. Ahora que los gers han culminado su escalada por los infiernos del fútbol escocés y han retornado a la Premiership, veremos si los católicos suman su “Six in a row”

Tal vez esta última liga haya sido la que más les ha costado sentenciar a los verdiblancos, en las cuatro anteriores, en todo momento se supo que el Celtic acabaría campeonando pero esta temporada, el Aberdeen de Dereck McInnes dió un pequeño paso al frente y por momentos pareció que podía pelearle la liga a los de Ronny Deila, sobre todo cuando los vencieron en febrero por 2 a 1 en Pittodrie y se colocaban tan solo a tres puntos. Finalmente, la irregularidad en momentos clave de la temporada lastró mucho a los dons que vieron como el Celtic fué aumentando poco a poco la ventaja hasta ponerse a doce puntos.

No ha sido una grán alegría para la parroquia verdiblanca este entorchado liguero, al este de Glasgow la gente se ha acostumbrado a ganar esta competición con suma holgura y facilidad y más aun sin el Rangers para hacer la competencia. Es evidente que el nivel del resto de clubes está a años luz del del Celtic, esto se corrobora viendo como pese a haber sido un mal año para los campeones, aun asi siguen ganando la liga escocesa con mas de diez puntos de ventaja sobre el segundo clasificado, por lo que ganar la liga solamente ya no es motivo para grandes alegrias, esas hay que buscarlas más allá como por ejemplo, ganando ambos torneos de copa nacionales o haciendo un buen papel en competiciones europeas lo cual no se ha hecho.

Viendo el bajo nivel futbolístico que ha ofrecido el campeón escocés en muchos momentos de la temporada y mirando después la clasificación, enseguida se comprueba que haciendo poco ya les basta para ser competitivos nacionalmente hablando, lo cual automáticamente convierte en obligación ganar las copas de Escocia ademas de la garantizada liga, pues bién ni en Copa de la Liga ni en Copa de Escocia han conseguido siquiera llegar a la final, cayendo eliminados en semifinales a manos de Ross County y Rangers respectivamente y decepcionando de esta manera a una afición que tenia puestas las expectativas muy altas en estas competiciones, mas aún con el Rangers fuera de juego y estando eliminados de Europa League prematuramente. La magnitud de fracaso en un club como el Celtic es enorme cuando pierdes tres semifinales seguidas en Hampden Park ante rivales muy inferiores como Inverness, Ross County o el actual Rangers.

No quedan muchas mas cosas que analizar ya a estas alturas de temporada, ahora el Celtic y su afición miran al futuro, sobre todo a las rondas previas de la Champions League, donde se espera que el entrenador que venga tenga mas suerte y consiga meter al equipo en la fase de grupos, a la cual el campeón escocés lleva dos años seguidos sin acceder. Los dos duelos ligueros que quedan esta temporada ante St. Johnstone y Motherwell solo servirán para dar minutos a los menos habituales y para que Griffiths trate de acercarse a las cifras goleadoras de Larsson, las cuales no tiene nada lejos, asi como para que los bhoys reciban el trofeo de campeones de liga.

En cuanto al choque de hoy frente al Aberdeen hay que hacer una mención especial a Patrick Roberts, un extremo zurdo de 18 años cedido por el Manchester City que en el minuto 13 ya había firmado un doblete y puesto a los bhoys con un 2-0 en el marcador. Este chico y Griffiths han sido la nota mas positiva de este Celtic 2015-16. Otros jovenes como Rogic, McGregor o Mackay-Steven invitan a mirar al futuro con cierto optimismo, ya solo queda contar los dias para saber quien será el próximo entrenador que comandara la nave verdiblanca, todos deseamos que con destino a Champions League por el bién del fútbol escocés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *