Dembélé mete en la final a un Celtic superior

En el segundo Old Firm de la temporada, correspondiente a la semifinal de la Betfred Cup (nueva denominación de la League Cup), el Celtic logró imponerse a unos Gers que estuvieron mejor en el apartado defensivo que el mes pasado y estuvieron cerca de lograr ir a la prórroga.

Aunque el resultado parezca indicar que el partido fue mucho más igualado que el que vimos el pasado 10 de septiembre en Celtic Park, el encuentro fue de nuevo dominado por los Bhoys, que fueron incapaces de materializar sus numerosas ocasiones de gol hasta el minuto 88.

El comienzo del partido empezó con polémica. A los 14 minutos de partido, Barrie McKay cayó en el área después de que Simunovic le quitara el balón, y Craig Thomson sancionó al jugador escocés con cartulina amarilla por tirarse. Después de ver la repetición, parece la decisión correcta. Dembélé hizo lo propio en el área rival unos minutos después, pero se fue de rositas debido a que no reclamó penalti y se levantó de inmediato.

Thomson muestra la cartulina amarilla a McKay. FOTO: SNS Group
Thomson muestra la cartulina amarilla a McKay. FOTO: SNS Group

La primera gran ocasión del partido la tuvo Scott Sinclair. En una acción muy parecida a la que también tuvo el pasado miércoles ante el Borussia Mönchengladbach, el inglés se plantó solo delante de Matt Gilks después de un gran pase de Moussa Dembélé, pero el portero de los de Ibrox logró evitar el primero del partido. El propio Gilks iba a cometer un grave error pocos minutos después al jugar el balón con los pies, pero Tom Rogic fue incapaz de materializar la ocasión, ya que eligió la opción menos adecuada (recortar), cuando de haber tirado o pasado hubiera sido gol.

El partido llegó al descanso con el 0-0 inicial, y, al poco tiempo de comenzar la segunda parte, llegaría la gran polémica del partido. Sviatchenko marcó de cabeza tras un saque de esquina, y cuando ya se disponía a celebrar el gol, Thompson pitó falta del central danés sobre Clint Hill. Una falta que es, como poco, muy dudosa, lo cual se demuestra por el hecho de que ningún jugador reclamó falta en la acción.

Craig Thomson anuló el gol de Sviatchenko por falta sobre Hill.
Craig Thomson anuló el gol de Sviatchenko por falta sobre Hill.

Posteriormente llegaría una buena ocasión del Rangers por parte de Tavernier, a la que contestaría el Celtic, concretamente Tom Rogic, pero su disparo se fue fuera por poco. Holt tendría después otra acción peligrosa, pero Simunovic estuvo muy atento para lograr que la ocasión no llegara a más.

En una falta en la frontal del área a favor de los Hoops, Scott Sinclair estuvo cerca de poner por delante a los de Brendan Rodgers, pero Gilks desvió su disparo con una buena mano para que impactara en el larguero y saliera. El propio Brendan Rodgers introdujo a Armstrong y Griffiths por Bitton y Rogic, y el equipo se volvió aún más ofensivo. Los Gers introdujeron también a Waghorn, Garner y Dodoo por Miller, Windass y McKay, respectivamente, pero no entraron demasiado en juego.

A partir de aquí el partido empezaría a ser ya un total monólogo por parte de un Celtic que dispuso de numerosas oportunidades en estos minutos por medio de varios jugadores, siendo la más clara una de Stuart Armstrong que logró salvar, otra vez más, Matt Gilks.

Pero, a tres minutos del final del tiempo reglamentario, y cuando parecía que el partido estaba abocado a la prórroga, el Celtic logró derribar el muro. Simunovic inició la jugada con un gran pase largo para un Griffiths (mal defendido por la defensa de los Light Blues) que asistió a Dembélé para que este finalizara con un sutil taconazo que se coló bajo las piernas de Matt Gilks. Era el 1-0, y el Celtic ya se veía en la gran final ante el Aberdeen, pero, aún así, buscó el segundo gol, que pudo haber llegado por medio de Leigh Griffiths, pero su vaselina fue muy baja y Gilks pudo evitar el 2-0.

Dembélé y Griffiths celebran el gol de la victoria
Dembélé y Griffiths celebran el gol de la victoria

Finalmente, un Celtic claramente superior en todas las facetas del juego logró vencer en los 90 minutos reglamentarios, y se enfrentará al Aberdeen el próximo 27 de noviembre (domingo) en Hampden Park.

RANGERS 0: Gilks; Hodson, Hill, Kiernan, Wallace; Windass (Garner 70′), Halliday, Holt; Tavernier, McKay (Dodoo 78′), Miller (Waghorn 70′).

CELTIC 1: Gordon; Lustig, Simunovic, Sviatchenko, Tierney; Brown, Bitton (Armstrong 73′); Forrest (Gamboa 91′), Rogic (Griffiths 70′), Sinclair; Dembélé.

 

Adrián Vega Salvador

Fútbol escocés 24/7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *