Cummings de Locura

Partido lleno de emoción e incidentes en Tannadice esta noche. Las estadísticas no engañan y Hibernian fue claro dominador del encuentro, demostrando estar más preparado para la Premiership que el conjunto de Ray McKinnon y de paso mandando un claro aviso a Aberdeen, con Derek McInnes en la grada, de cara a las semis de la Scottish Cup. Hibernian dispuso del 62% de la posesión, con 17 disparos, 5 a puerta. Tras la victoria Hibs tiene una ventaja de 9 puntos sobre Falkirk y 10 sobre Dundee United, siendo claro favorito para el título y la promoción directa, tres años después.

Los de Neil Lennon empezaron imponiendo su juego, llegando al área rival con relativa facilidad. Aun así, el marcador todavía relejaba empate a cero cuando Lewis Toshney vio su segunda tarjeta amarilla en el minuto 31 de la primera mitad, dejando al United con diez. Rigurosa segunda amonestación, pero cierto es que el árbitro Don Robertson le perdonó una entrada merecedora de tarjeta anteriormente. Con un hombre más los Hibees mantuvieron el buen juego y Jason Cummings adelantó a los visitantes con un buen gol, tras un control orientado en el pecho y gran finalización de volea con la pierna izquierda.

En la segunda parte, Hibernian debió sentenciar, con claras ocasiones para Martin Boyle y Andrew Shinnie. De hecho, eso pareció cuando Cummings decidió utilizar el puño para rematar un buen centro del capitán David Gray. La locura le costó la expulsión al joven delantero. Los últimos 10 minutos fueron caóticos con numerosas entradas a destiempo por ambas partes y ocasiones para los dos equipos. Neil Lennon debió excederse en algún comentario al árbitro asistente, ya que fue expulsado poco antes del final del encuentro.

Buen partido en Dundee y felicidad para los miles de aficionados de Hibernian, que empezaron su viaje de vuelta a la capital escocesa un poco más cerca de top tier football.

@carlosmejuto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *