Así también vale

La historia se volvió a repetir anoche, pero de una manera diferente. En un partido poco vistoso del Celtic en Rugby Park (lo que suele ocurrir), los Bhoys se volvieron a imponer por la mínima (también suele ocurrir), aunque esta vez sin tanto drama como en la anterior ocasión.

Debido a las bajas y al cansancio de gran parte de la plantilla por los compromisos internacionales, Brendan Rodgers decidió apostar por una defensa con Lustig, Sviatchenko, y Boyata, que no era titular desde abril, como gran novedad, además de McGregor en el lateral izquierdo, posición totalmente inusual para él, en los últimos minutos. Por parte del Killie, la sorpresa en la alineación estuvo en la delantera. Souleymane Coulibaly, el máximo goleador del equipo de Lee Clark, comenzaba en el banquillo, y Flo Bojaj lo hacía de titular.

El conjunto local comenzó bien el partido, con tramos largos de posesión y pisando en numerosas ocasiones las cercanías del área rival, aunque, al contragolpe, el Celtic también creaba peligro. James Forrest estuvo cerca de anotar con un fantástico disparo con la pierna izquierda que McDonald logró desviar. Erik Sviatchenko también tuvo una buena ocasión de cabeza, pero no fue hasta el minuto 43 cuando el Celtic anotó. Armstrong tocó en la frontal del área, Dembélé vio su posterior desmarque y el centrocampista escocés definió fabulosamente batiendo a Jamie McDonald para poner el 0-1 con el que el partido iba a llegar al descanso.

Stuart Armstrong celebra el único gol del partido. FOTO: Twitter (@SPFL) / SNS Group.
Stuart Armstrong celebra el único gol del partido. FOTO: Twitter (@SPFL) / SNS Group.

En la segunda parte, el Celtic comenzó fuerte. McGregor tuvo una buena ocasión al poco de empezar, y los de Bredan Rodgers, que dominaban completamente la posesión, parecían destinados a marcar el segundo gol del partido, y así fue durante buena parte de la segunda mitad. Pero, al acercarse el partido al minuto 70, el Killie despertó y comenzó a disponer de más posesión y a atacar más. Boyata sacó un balón sobre la línea que a punto estuvo de convertirse en el empate, y Adam Fridzell también dispuso de una buena oportunidad para el cuadro local. Lustig también estuvo cerca de marcar el 0-2 para el Celtic, pero su disparo pegó en el poste.

Finalmente, el Kilmarnock no logró empatar y el partido acabó con el 0-1 con el que se fue al descanso. Con esta victoria por 0-1, el Celtic se sitúa líder con trece puntos de ventaja, además de llevar 688 minutos sin encajar en el campeonato liguero. Por otra parte, el Kilmarnock se mantiene en séptima posición a la espera de los resultados en los otros partidos de la jornada.

A pesar de ello, Lee Clark, entrenador de los locales, se mostró muy satisfecho con el trabajo realizado por los suyos: ”Estoy triste por los jugadores, creo que estuvieron excelentes. Sólo tuvimos un fallo defensivo y encajamos gol. Creo que si jugamos así en los 7 partidos en 28 días que tenemos en diciembre nos colocaremos en una buena posición de la tabla.”

Por otra parte, Brendan Rodgers, también alabó a su equipo por lograr una victoria importante tras el parón internacional: ”Creo que jugamos muy bien en la primera parte. Tuvimos mucha paciencia y calidad en un césped complicado (artificial). Tuvimos ocasiones, a pesar de que nos costó marcar en una gran definición de Stuart (Armstrong). Con el 0-1, tienes que estar bien en defensa y nosotros lo estuvimos. Lo más importante es que hemos conseguido una buena victoria tras el parón internacional, y en una superficie difícil como es el césped artificial.” 

KILMARNOCK 0: MacDonald; Hendrie, Boyle, Boyd, Taylor; Dicker (McFadzean 89′), Smith, Frizzell, McKenzie, Jones (Coulibaly 78′); Bojaj (Tyson 58′).

CELTIC 1: Gordon; Lustig, Boyata, Sviatchenko; Brown, Armstrong, McGregor, Forrest (Bitton 85′); Roberts (Rogic 66′), Dembélé, Sinclair.

Adrián Vega Salvador

Fútbol escocés 24/7

Un comentario sobre “Así también vale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *